Os presentamos estas bellas imágenes de una jornada de acoso y derribo en nuestra finca de Zahariche en Sevilla.

El acto es un tentadero de machos. Consiste en acosar y derribar al becerro ( 2 años), para después picarlo en contra de su querencia ( la puya obviamente es muy pequeña para que no solo cause una molestia y ver si aun así pelean o huyen). Es para hacerse una idea de que esperar del futuro toro, una forma de medir su bravura. En caso de ser muy buenos y tener buenos antecedentes familiares se pueden dejar para semental.

Fotografías de Juan Antonio Caro

2 comentarios

  1. Lucia Almela dice: abril 28, 2014
  2. Oscar Miguel BUeno Machuca dice: abril 29, 2014

Trackbacks and pingbacks

No trackback o pingback disponible para este artículo

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestro Aviso Legal. ACEPTAR

Aviso de cookies